miércoles, 30 de diciembre de 2015

La peripecia del pueblo Escita

No resulta muy fácil desentrañar las peripecias que llevaron a la desaparición de los Escitas, entre el año 65 a.C. y el final de las invasiones bárbaras, que culminaron con la llegada de Atila (hacia 406-453), el último y más poderoso rey de los hunos.

REINO DEL PONTO
Sabemos por la historia de Roma que Cneo Pompeyo Magno combatió y venció a Mitrídates VI, rey del Ponto, entre los años 75 y 65 a. C.
Sabemos también que el reino del Ponto se articulaba en torno al Mar Negro, y que su situación principal era al noreste de Anatolia, en la actual Turquía.

LOS GALATAS
Entre los indicios que nos permiten sospechar que los pueblos celtas, o galatas, andaban ya por allí, nos llama la atención la existencia del reino de Galacia. Esta antigua región del Asia Menor (actualmente Turquía) es el lugar donde se asentaron algunas tribus migratorias de galos procedentes de las tierras germanas a principios del siglo III a. C. La región tomó su nombre de estos galos y sus habitantes se llamaron gálatas.
El rey gálata Dejotaros era vasallo de Roma en el 47 ac. También la carta de San Pablo a los Gálatas nos da fe de su existencia, así como la Torre de los Gálatas, en Estambul.
Cuando Mitrídates VI fue derrotado, el territorio oriental del Ponto fue entregado nuevamente al rey Dejoratos de Galacia. Tras su muerte en 41 a. C., Galacia siguió controlando la mitad oriental del Ponto durante algunos años, con reyes títeres impuestos por Roma hasta su anexión definitiva en el
año 63 y su unión a la provincia de Galacia-Capadocia.

LOS ESCITAS
Sobre el pueblo Escita hay poca información. Se sabe que eran feroces guerreros, que eran excelentes jinetes, que poseían varias esposas y que enterraban a sus muertos en túmulos construidos con tierra y rocas en lugar muy visibles, de una forma muy parecida a las mámoas gallegas o a los enterramientos megalíticos de Irlanda.

El territorio que ocuparon estos pueblos se denominaba Escitia Mayor y Escitia Menor, siendo el primero el espacio que se corresponde con los alrededores del mar de Aral y la península de Crimea, y el segundo, la Escitia Menor, un territorio que se extiende hacia el sur desde la desembocadura del Danubio en el Mar Negro.

La historia de los Escitas está plenamente ligada a los avatares del final de la guerra del Ponto. Un hijo de Mitrídates VI, Farnaces II, que mandó matar a su padre y pactó con los romanos, se mantuvo en el poder hasta que comenzó a hacer conquistas por su cuenta y se anexionó el reino de los Gálatas. El propio Julio Cesar intervino en el año 47 a.C., a su vuelta de Egipto y venció a Farnaces, que se refugió en el estrecho del Bósforo, donde logró reunir una pequeña fuerza de escitas y sármatas.

Es precisamente en el escenario de Escitia Menor donde probablemente se desarrolló la última escena de este drama. Como dato anecdótico, pero no menos revelador, existe una población en la actual Rumanía, en el lado norte del Danubio, llamada Galati (que nos recuerda a los Gálatas de la península de Anatolia).


En el año 378 d.C. se produjo en el territorio de Ecitia Menor la batalla de Adrianópolis, entre los Visigodos, que luego invadieron la península ibérica, y el emperador romano Valente (328-378), que murió en la batalla. A los visigodos siguieron los Ostrogodos y casi a continuación pasó por allí Atila, que terminó por invadir Italia en el 452.

No es de extrañar pues que este pueblo migrase a algún otro lugar donde pudiera vivir en paz.

Se sabe que el rey del Ponto, Mitrídates VI, poseía una flota de no menos de 300 navíos, lo que da idea de que tenía una notable potencia naval y un importante conocimiento de la navegación, lo que le permitiría sin duda realizar grandes travesías.

Es por esto por lo que suponemos que, frente a la historiografía clásica, los pueblos Escitas, como los Fenicios, los Griegos, los Cartagineses y los llamados Pueblos del Mar (Edad de hierro), se expansionaron y migraron  fundamentalmente por vía marítima.

Es por vía marítima como llega la cultura megalítica (STONEHENGE, 2600 a.C.) y es por via marítima como llega también el bronce primero (2000 a.C.) y el hierro después (700 a.C.).

Es facil suponer, por tanto, que los intercambios marítimos, documentados o no, hayan sido muy frecuentes en épocas anteriores a los romanos, y que el tráfico (de mercancías y de gente) haya sido mucho más numeroso de lo que se podía suponer.

Y es ahí donde se sitúa el relato que los Escoceses hacen de sí mismos en la DECLARACIÓN DE ARBROATH, de 1320 d. C.

http://goravorontsov.blogspot.com.es/2014/10/los-escoceses-y-nosotros.html

En ella se nos dice que los Escoceses vivieron en Galicia en torno al año 0 y que pasaron a la actual Irlanda en algún momento entre este año cero y el año 1000 d.C., como recoge el Lebor Gabála Érenn (Libro de las Conquistas Irlandesas) y la leyenda de Breogán y de otros reyes galaicos de la época.

Lo más probable es que lo hicieran en torno al año 507,el momento en que los visigodos pasaron a establecerse en Hispania. No hay más que recordar que los visigodos estuvieron en Escitia Menor en el año 378.

El único misterio consiste en averiguar en que año exactamente y por qué causa abandonaron los Escitas la Escitia Menor, pero se puede suponer que esto tuvo lugar entre el año 47 a.C. y el 378 d.C., aunque no somos capaces de averiguar si fue de forma brusca o de manera gradual.

Lo más probable es que el miedo a los visigodos fuera lo que les obligó a marchar de Escitia Menor primero y de la península ibérica, y de Galicia, después.

Como recuerdo de la existencia del pueblo Escita hay una evidencia que los delata: la existencia de la Gaita.

Esta está documentada como instrumento musical en Turquía, el "Turkish tulum", en una región en el noreste del país donde se situaba el reino del Ponto. También lo está en Galicia, naturalmente, y en Escocia, donde es el instrumento nacional.

http://disenoadormideras.blogspot.com.es/2015/09/la-gaita-escocesa-y-nosotros.html

¿Alguien necesita más pruebas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario